Imagen 1. Los costes intangibles como la ansiedad