El arte de crear cursos cortos pero eficaces

Como el eLearning ha evolucionado en los últimos años es evidente que ha habido un movimiento hacia el microaprendizaje. Las organizaciones están adoptando el aprendizaje más corto y abreviado como un movimiento hacia una mayor eficiencia. No sólo son más cortos los cursos y ocupan menos tiempo, sino que las organizaciones han encontrado que también son más eficaces.laptop-943559_1280

Los alumnos de hoy tienen menos tiempo y habitualmente una capacidad de concentración corta, por lo que es poco realista suponer que puedan sentarse durante una hora o más para completar un curso de eLearning sin interrupción. Esto es lo que está impulsando el cambio hacia el  just-in-time, información precisa en un bocado de aprendizaje.

La idea se centra en tener a un alumno trabajando en máximo 10 minutos, volcado en un aprendizaje verdaderamente productivo, donde se absorbe y se conserva la información, a diferencia de un curso de una hora que no tiene el mismo impacto.

Las tácticas de instrucción de diseño para crear cursos más cortos

Hay, sin duda, una gran cantidad de información que se necesita para transmitir a los empleados durante el entrenamiento, pero para que sea manejable y maximizar la eficacia, es importante que sea breve y directa. Aquí están algunos:

1) Organizar

En el diseño del aprendizaje electrónico, es necesario empezar por trazar objetivos específicos y una estrategia, y luego avanzar desde dentro de este marco. Utilice el guion gráfico para determinar la dirección de contenidos, sin tratar de cargar demasiados conceptos en un curso.  Este nivel de organización asegura que incluya todos los puntos principales, sin aventurarse en los temas menos importantes.

2) Vuelva a escribir para eliminar datos innecesarios

Toda la información escrita en el texto y que se presenta en el curso debe ser lo más concisos posible antes de que sus alumnos desaparezcan por el nulo interés. Mantenga su tono de conversación y garantice los flujos de texto naturalmente. También, evite el exceso de formalidad o la verbosidad para mantener el contenido más conciso, un poco de poda puede hacer la diferencia.  La clave del éxito en la creación eLearning es encontrar un equilibrio entre claridad y brevedad.

3) Quédatelo “necesidad de conocer”

Todo lo que se incluye en un curso de aprendizaje electrónico, debe ser absolutamente lo que sus participantes necesitan saber. La pregunta entonces es, ¿cómo decidir lo que queda y lo que se va? Evaluar el contenido con las siguientes normas puede ser de gran utilidad para determinar lo que debe permanecer y quitar:

  • ¿Es un contenido claro y preciso?
  • ¿Puede su audiencia utilizar toda la información?
  • ¿Explica de más?
  • ¿Es el nivel de dificultad apropiado?
  • ¿Está la información disponible en otros sitios?

4) Dígalo más visual

Esto puede ser una forma ideal para condensar lo que sería una gran cantidad de texto largo y aburrido en algo que se siente manejable y atractivo para el alumno, el uso de infografías y mapas mentales puede ser de gran ayuda.

5) Eliminar lo repetitivo

Digamos que usted ha incluido una diapositiva con texto en su curso y en este mismo texto se incluye un guion leído por un narrador. Usted no sólo aburre a sus alumnos con esa repetición, también está enviando el mensaje de que no son capaces de leer por sí mismos.

 6) Spaced, trozos al tamaño de un bocado

Digamos que usted ha ido a través de todo su curso y eliminó todo lo posible y que todavía es demasiado largo. ¿La solución? Dividirla en segmentos más cortos. Si usted tiene un curso de una hora de duración, dividirlo en seis módulos de 10 minutos, o tres cursos de 20 minutos le ayudará a mantener la atención y es más probable que el contenido sea retenido por sus alumnos.

Para conocer el artículo completo haz clic en el siguiente vínculo.

Curado de información: Pedro Albineda Rocha y Roberto J. Muñoz Mújica