Hábitos para no dejar nunca de aprender

Desde que trabajo en el área de aprendizaje en internet, noté que todos los años hay un crecimiento del número de inscripciones a cursos online. Desafortunadamente, el compromiso inicial con el aprendizaje online se esfuma rápidamente. Los estudios arrojan que entre el 40% y el 80% de los estudiantes abandonan este tipo de cursos.

Según una encuesta realizada a más de 50.000 estudiantes que hicieron algún curso online masivo y abierto, el 72% afirma haber logrado beneficios entre los que destacan hacer su trabajo de manera efectiva, encontrar un nuevo trabajo o recibir un aumento salarial. Eventualmente, y trabajando con alumnos y expertos en aprendizaje, descubrí que cuatro hábitos cruciales pueden marcar una gran diferencia.

Enfóquese en habilidades emergentes

Para lograr destacar en un trabajo, usted debe prestar especial atención en aprender las habilidades emergentes. Puede conseguir esto de varias maneras. Primero, investigue sobre las habilidades que los líderes de su industria están buscando. Mire las ofertas de trabajo recientes de las principales compañías y analice qué conocimientos siguen siendo necesarios. En segundo lugar, comuníquese con personas de su entorno o en LinkedIn para averiguar si tienen el trabajo que usted quiere. Si desea saber, por ejemplo, qué habilidades de venta o qué  tecnologías son cada vez más importantes, hable con vendedores expertos. Pregúnteles qué hay que aprender para seguir teniendo éxito en ese trabajo y qué habilidades creen que alguien debe adquirir para convertirse en un candidato a tener en cuenta.

Una vez que tenga una idea de las habilidades más importantes que debe aprender, pregunte a estos expertos si pueden recomendarle cursos online especializados y con un valor práctico. También analice detenidamente las descripciones de los cursos para encontrar el que tenga un contenido que le sea útil en el trabajo y que no solo le aporte información académica.

Busque su pareja ideal

Utilizar las herramientas de aprendizaje online cuando y donde sea conveniente tiene sus beneficios: libertad, conveniencia y contenido asequible, pero también hay un inconveniente. Estas experiencias a menudo son solitarias, por lo que muchos estudiantes pierden la motivación.

Los investigadores han identificado la interacción y la colaboración como factores determinantes en el aprendizaje exitoso. Los estudiantes que interactúan con un profesor, a una hora establecida y al menos una vez a la semana, permanecen más tiempo en un curso y aprenden más. Asimismo, el compañerismo puede servir como un gran motivador, al igual que el deseo de no quedarse atrás con respecto al resto del grupo.

Ponga en práctica lo aprendido

Investigaciones muestran que poner en práctica lo que se ha aprendido es crucial porque “mejora la memoria, al servir como una estrategia de codificación elaborada”.

Es posible encontrarse con el mismo problema durante el aprendizaje online. Por ejemplo, podría pasar semanas viendo videos sobre cómo configurar un sistema de informática distribuida, pero si no voy pronto a Amazon Web Services y lo despliego, olvidaré gran parte de lo que aprendí. Por ello, encuentre el momento para usar sus nuevas habilidades.

Establezca un objetivo concreto

Los estudiantes online deben tener un objetivo claro para mantener el foco. Generalmente, aquellos que perseveran tienen su mirada puesta en un premio mayor: un nuevo trabajo, un ascenso o la posibilidad de dirigir un proyecto. Después de lograr un gran objetivo, fije su vista en el siguiente. Así es como se logra que el aprendizaje sea parte de su rutina normal. Cuanto más haga esto, menos probable es que desista.

Fuente: Kehoe, Mike (2018). “Cuatro hábitos para nunca dejar de aprender (trad. Wendy Barnet), Harvad Business Review. Recuperado el 13 de febrero de 2018 de: https://hbr.es/desarrollo-de-personas/1025/cuatro-h-bitos-para-no-dejar-nunca-de-aprender