Una solución tan obvia como rara: preparar a los graduados para la universidad

Medio millón o uno de cada cuatro de los que ingresan en los campus cada otoño no están listos para tomar cursos universitarios en matemáticas o en inglés, de acuerdo con la organización de promoción Educación Reforma. En Tennessee, Estados Unidos, sólo el 17 por ciento de los estudiantes de escuelas secundarias públicas obtienen calificaciones en inglés, matemáticas, lectura y ciencias en las pruebas estandarizadas.

Es un problema que obliga a estos estudiantes a reaprender el material que deberían haber conocido ya, desalentando a un gran número de ellos de obtener finalmente sus títulos y el costo de la nación, se estima que es entre $ 1.5 mil millones y $ 7 mil millones al año.

Pero la idea de resolverlo en la escuela secundaria es tan rara como aparentemente obvia.

“Así es como debe hacerse”, dijo Alexandra Logue, vicerrectora ejecutiva y rector de la Universidad de la Ciudad de Nueva York, o CUNY. “Sin embargo, es más complicado de lo que parece. Tienes que tener a todo el mundo de acuerdo en lo relacionado con los estándares.

Las escuelas secundarias en muchas partes del país se juzgan en la proporción de sus estudiantes que se gradúan, y no si esos estudiantes están listos para la universidad. Sorprendentemente, la calificación de “proficiente” en las pruebas estandarizadas para recibir los diplomas de la escuela secundaria, tampoco significa necesariamente que los estudiantes estén preparados para el trabajo universitario.

Los colegios y universidades públicas, mientras tanto, históricamente han sido financiados en base a cuántos estudiantes se inscriben, no cuántos realmente reciben títulos. Y hay poca comunicación entre los maestros de secundaria y la facultad de la universidad sobre lo que los estudiantes deben saber para ingresar al nivel superior. Ahora un puñado de escuelas secundarias están intentando algo diferente, en un grupo de estados, incluyendo Indiana, Tennessee y Colorado: están identificando a estudiantes en grados menores que todavía no están listos para las matemáticas universitarias o inglés, y tratan de ponerlos al corriente antes de que se vayan.

En cada uno de esos estados, el porcentaje de estudiantes que aparece en la universidad sin preparación y necesita los llamados cursos de recuperación ha disminuido, en algunos casos dramáticamente. La escuela secundaria de Wilson logró algo casi inaudito en esta primavera: cada uno de los estudiantes que se graduaron -el 64 por ciento de ellos se consideraba económicamente desfavorecidos y 15 por ciento de minorías raciales-, estaban listos para los cursos universitarios de lectura, escritura y matemáticas, según la prueba utilizada para medir eso.

En South Pittsburg y alrededor de otras 240 escuelas secundarias que forman parte de lo que se llama el programa de Alineación Ininterrumpida y Aprendizaje Integrado o SAILS, aquellos cuyos resultados de las pruebas caen por debajo de la puntuación de 19 en matemáticas toman cursos correctivos cuando ya son alumnos de rezago. Los cursos SAILS son diseñados por profesores universitarios en colaboración con profesores de secundaria y se ofrecen en modo escolarizado y en línea.

Para visualizar el artículo completo haz clic en el siguiente vínculo.
Una solución tan obvia como rara: Preparar a los graduados de secundaria para la universidad
Curado de información: Pedro Albineda Rocha y Roberto J. Muñoz Mújica.