Guía para la implementación de los
Centros para la Integración de la Multimodalidad Educativa y las Salas Multimodales

Introducción

La educación superior se encuentra íntimamente relacionada con el contexto en el que se desarrolla, ya que las instituciones de este nivel educativo deben atender, desde su ámbito de competencia, las necesidades que se hacen evidentes en el entorno y anticipar aquellas que serán decisivas en el futuro. Por esta razón, la configuración de la educación superior ha quedado supeditada a los cambios derivados de la globalización.

Entre estos cambios se encuentra la transformación digital en los procesos de enseñanza y aprendizaje. De esta forma, el uso de la tecnología en la educación desde hace un par de décadas se ha convertido en una actividad cotidiana, e incluso necesaria. Inicialmente, las instituciones educativas públicas concibieron a las tecnologías de la información y la comunicación (TIC) como una de las soluciones para atender la cobertura de sus servicios educativos en un marco de equidad y calidad, por lo que adoptaron paradigmas como el de educación a distancia. 

En el caso particular de la Universidad de Guanajuato, el paradigma de la educación a distancia no respondía del todo a las expectativas de la población en relación a las dinámicas de educación superior, pues, si bien la integración de las TIC en los procesos de enseñanza-aprendizaje tiene el potencial de detonar distintas modalidades en la operación de un programa educativo, en algunos casos, estas modalidades ocurrían de manera aislada, sin abrirse a la posibilidad de establecer operaciones transversales entre ellas. Por ejemplo, en un programa presencial, la semipresencialidad o la educación a distancia se hacía incompatible.

Ante este escenario se presentan paradigmas como la multimodalidad educativa,  una concepción que apunta la integración de las TIC más allá de modalidades aisladas, donde el enfoque se debe dirigir hacia cómo y de qué forma se emplean las tecnologías en la educación. La multimodalidad educativa es un concepto que surge del estudio del fenómeno educativo que se presenta al integrar las TIC mediante la tecnología educativa (TE) en el ambiente educativo (Universidad de Guanajuato, 2017: 48); esta parte de “la idea de que pueden existir diferentes modos de instrumentalizar los procesos de enseñanza/aprendizaje en materia de tiempo, espacio y acción educativa.” (García y Calderón, s, f: 5).

La TE es “la disciplina pedagógica encargada de concebir, aplicar y valorar de forma sistemática los procesos de enseñanza y aprendizaje, valiéndose de diversos medios para que la educación logre sus finalidades.” (Sancho Gil et. al, 2015 cit. Torres y Cobo, 2017: 32). La TE constituye “la manera de planificar y poner en práctica la educación, configurando los procesos de enseñanza y aprendizaje, sus recursos, espacios y tiempos, en función de intencionalidades bien definidas.” (36). Es importante no confundir la TE con las TIC, pues esta últimas son “herramientas digitales que permiten almacenar, representar y transmitir información (tecnologías en la educación); mientras que la TE implica una reflexión pedagógica, de la cual subyace una teoría, una metodología y una práctica formativa en contextos educativos determinados, para alcanzar unos fines preestablecidos (tecnologías de la educación).” (Torres y Cobo, 2017: 36). En otras palabras, la integración de las TIC se hace a través de la TE.

La incorporación del concepto de TE en el marco de las TIC en la educación ha permitido darle un nuevo sentido a la capacitación de los actores involucrados en los procesos de enseñanza-aprendizaje mediados por tecnologías. Por ejemplo, en el caso de la capacitación docente, esta ya no se limita únicamente al buen manejo de las tecnologías, como las plataformas de gestión del aprendizaje o los sistemas de videoconferencia, sino que precisa del entendimiento de la TE a fin de que las y los docentes sepan cómo emplear las tecnologías para favorecer aprendizajes significativos, contextualizados y acordes a sus disciplinas, así como para reflexionar su práctica docente y su rol en los nuevos medios y lenguajes que se detonan a través del uso de las TIC. 

De igual manera, la TE conlleva nuevas implicaciones para la infraestructura tecnológica destinada a hacer posible la integración de las TIC en los procesos educativos: ya no debe únicamente considerarse la adquisición de equipo de cómputo para ponerlo a disposición de estudiantes y docentes, sino que se deben contemplar las características del espacio, el diseño y su propósito, tomando en cuenta los requerimientos de los despliegues presenciales con apoyo de TIC, semipresenciales y a distancia en línea. 

De lo anterior, nacen los Centros para la Integración de la Multimodalidad Educativa (CIME) y las Salas Multimodales (SAM), espacios que han sido diseñados desde un enfoque tecnopedagógico para generar e implementar ambientes de aprendizaje flexibles centrados en el aprendizaje de las y los estudiantes. En su configuración, se toman en cuenta la infraestructura física, los recursos tecnológicos y el talento humano, elementos que son esenciales para que la integración de las TIC en los procesos de aprendizaje sea adecuada y exitosa. 

Los CIME y las SAM

Los CIME

El CIME es una iniciativa de base tecnológica diseñada con base en el modelo institucional de integración de TIC mediante la TE (Figura 1), destinada al desarrollo de actividades de educación digital. En este sentido, los CIME son los espacios donde confluyen las tecnologías de la información, comunicación, conocimiento y aprendizaje digital (TICCAD), y que posibilitan las actividades de la red de educación digital de la Universidad de Guanajuato.

Figura 1. Modelo de Integración de TIC mediante la TE. Fuente. Universidad de Guanajuato. (s. f.) Marco de Referencia para la Educación Multimodal.

Las líneas de desarrollo promovidas a través de los CIME contribuyen al diseño e implementación de experiencias de aprendizaje en las modalidades presencial, semipresencial y a distancia en línea; así, se potencia la visión de una Universidad Digital mediante la gama de servicios que estos espacios generan.

Los CIME se encuentran ubicados en distintas sedes de la Universidad formando una red de colaboración intrainstitucional que posibilita el establecimiento de modelos y paradigmas de gestión educativa inéditos, con los que se responde de manera óptima y adecuada a las necesidades del entorno. Entre las actividades que se pueden realizar en un CIME, se encuentra la creación de contenidos didácticos digitales, la realización de actividades lúdicas con tecnología, el desarrollo de sesiones remotas, el desarrollo de programas de habilitación o el cursado de experiencias de aprendizaje digitales de la UG. 

Los elementos que conforman un CIME estándar son:

  • El laboratorio para la producción de materiales didácticos digitales.
  • La sala de hipermedia.
  • La sala multimodal 
  • Los cubículos para asesorías.

Las SAM

Para responder a las necesidades educativas contemporáneas, es necesario  que las instituciones de educación superior optimicen su capacidad instalada, posibilitando entornos flexibles con tecnología desde los cuales se promueva la multifuncionalidad de sus espacios. Este es el caso de los espacios áulicos, que al incorporar distintas tecnologías, pueden contribuir al desarrollo de experiencias de aprendizaje y actividades académicas en múltiples formatos y modalidades.

De esta manera, la UG, en un proceso de análisis de su infraestructura y capacidades digitales, determinó que ante la inviabilidad de establecer un CIME en cada una de las sedes universitarias, se dispusieran Salas de Usos Múltiples en aquellas sedes en donde las actividades de educación digital lo requirieran. A fin de no confundir a las y los usuarios con la denominación de los espacios, a estas Salas aisladas a un entorno CIME se les conoce como Salas Multimodales (SAM).

Configuración de los CIME y de las SAM

Los CIME

Los espacios que conforman los CIME deben cumplir con una serie de características deseables que permitan el diseño e implementación de las actividades previamente referidas. La infraestructura dispuesta para los CIME debe adecuarse desde un enfoque de tecnología educativa y a partir de las necesidades que detonan las áreas del conocimiento que predominan en su entorno.

Es importante indicar que existen dos dimensiones a cubrir para la instalación de un CIME, la primera de ellas está relacionada con infraestructura tecnológica y de conectividad a internet, y la segunda con la adecuación de espacios y mobiliario dedicado para el desarrollo de las funciones; este último, generalmente es competencia de la entidad académica o de gestión que lo alberga.

A continuación, se describen brevemente los componentes que integran a los CIME.

Laboratorio para la producción de materiales didácticos digitales

Es un espacio destinado a la investigación, redacción, diseño y composición de contenidos que integren soportes tales como: texto, imagen, video, audio, mapas y otros formatos de información emergentes, de tal modo que el resultado obtenido tenga la posibilidad de integrarse a experiencias de aprendizaje.

Los elementos tecnológicos que lo componen son los siguientes:

  • Set de filmación: Pantalla verde, lámparas
  • Camara de video
  • Juego de micrófonos
  • Equipo de cómputo portátil
  • Soportes para cámara
  • Equipo de protección y soporte eléctrico
  • Tableta

El espacio físico ideal para establecer un laboratorio debe contar con las siguientes características:

  • Una superficie de 15 a 20 m2
  • Acceso controlado
  • Buena iluminación, ya sea natural o artificial
  • Una ventilación adecuada
  • Aislamiento acústico
  • Conectividad a internet permanente
  • Suministro de energía eléctrica estable
  • Mobiliario adecuado y suficiente para el desarrollo de las actividades (con base en el proyecto ejecutivo presentado)

Sala de hipermedia 

Es el espacio donde se integra la tecnología en actividades procedimentales a través de equipos de cómputo, atendiendo a las necesidades específicas de las áreas del conocimiento de la entidad académica.

El equipo que integra una Sala de hipermedia es el que se lista a continuación:

  • Al menos 10 equipos de cómputo de última generación
  • Pantalla Smart TV de 60 pulgadas o más 
  • Un soporte móvil para pantalla de hasta 70 pulgadas
  • Sistema de videoconferencia
  • Equipo de cómputo portátil

Los espacios para la instalación de la sala de hipermedia debe contar con las siguientes características:

  • Espacio con dimensiones suficientes para albergar un grupo de mínimo 10 personas en una disposición de clase magistral
  • Buena iluminación, ya sea natural o artificial
  • Una ventilación adecuada
  • Conectividad a internet permanente
  • Suministro de energía eléctrica estable
  • Mobiliario adecuado y suficiente para el desarrollo de las actividades (con base en el proyecto ejecutivo presentado)

Salas de Usos Múltiples o Salas Multimodales (SAM)

Espacio áulico en el que convergen de manera sincrónica docentes, estudiantes y tecnología con el objeto de desarrollar actividades de enseñanza-aprendizaje que no se encuentren supeditadas a la presencialidad, a fin de desarrollar actividades tales como clases, talleres, foros, conferencias, entre otras. Su equipamiento permite interactuar con otras áreas o personal que se encuentre en una locación diferente. 

Equipo que lo conforma:

  • Un sistema de videoconferencia
  • Un pantalla Smart TV 60 pulgadas o más
  • Un soporte móvil para pantalla de hasta 70 pulgadas
  • Un equipo de cómputo portátil
  • Una tableta
  • Sistema de sonido

Sus características son:

  • Espacio con dimensiones suficientes para albergar un grupo de mínimo 10 personas en una disposición de clase magistral
  • Buena iluminación, ya sea natural o artificial
  • Una ventilación adecuada
  • Conectividad a internet permanente
  • Suministro de energía eléctrica estable
  • Mobiliario adecuado y suficiente para el desarrollo de las actividades (con base en el proyecto ejecutivo presentado)

Cubículos para las asesorías

Espacios destinados para el desarrollo de actividades formativas individuales o colaborativas, entre las cuales pueden ser: tutoría, asesoría, trabajo de pares, sesiones de estudio individuales y colaborativas, impartición de clases síncronas, realización de trabajos académicos, etcétera. Los cubículos no están equipados con computadora o sistemas de videoconferencia, no obstante, las y los usuarios pueden integrar sus dispositivos móviles para realizar las actividades anteriormente referidas. 

Sus características son:

  • Espacio con dimensiones suficientes para albergar un grupo de mínimo 4 personas en una disposición de clase magistral
  • Acceso controlado
  • Una ventilación adecuada
  • Buena iluminación, ya sea natural o artificial
  • Conectividad a internet estable
  • Suministro de energía eléctrica estable
  • Mobiliario adecuado y suficiente para el desarrollo de las actividades (con base en el proyecto ejecutivo presentado)

Los CIME y las SAM en la red de educación digital de la Universidad de Guanajuato

De las acciones estratégicas implementadas desde el Sistema de Educación Digital(SEDigital) se han establecido y articulado redes de colaboración intra y extrainstitucionales para la innovación de los procesos de enseñanza-aprendizaje, rumbo a la contribución significativa en la visión institucional de una Universidad Digital.

Las redes de colaboración mencionadas se establecen para consolidar la expansión de la educación mediada por tecnologías, pues a través de ellas se crea una red macro, denominada Red de Educación Digital (RED), que articula las capacidades institucionales con el objeto de desconcentrar estratégicamente actividades relacionadas con la educación digital, al mismo tiempo que se optimiza la prestación de los servicios a la comunidad universitaria y al entorno en general. 

En este sentido, los CIME y las SAM forman parte de esta RED, a través de la cual se contribuye a la habilitación de la comunidad académica en temas de educación digital, como la multimodalidad educativa y la docencia universitaria para la educación digital, por mencionar algunos.

Los CIME y la SAM se suman a la infraestructura tecnológica de la sede en que se ubican, ya que su origen no se deriva de la planeación de los programas educativos (PE), es decir, son espacios complementarios para el fortalecimiento de los PE mediados por las TICCAD, que detonan y promueven la educación digital en la institución. En la siguiente imagen se muestra la conformación de la RED, en la que se puede observar la configuración ideal de CIME y SAM a instalarse antes del 2024:

Como se puede observar, las personas encargadas de administrar los CIME integran su respectiva Célula para la Educación Digital (CED), establecidas en los Campus y el Colegio de Nivel Medio Superior, mientras que las SAM son administradas por los Enlaces para la Educación Digital (EED), los cuales se encuentran adscritos a diferentes entidades académicas y de gestión.

Operación de los CIME y las SAM

Consideraciones para la implementación de un CIME o una SAM

Antes

Como ya se ha dicho, los CIME y las SAM son espacios de base tecnológica para la educación digital y al considerarse que ya se cuenta con una proyección de la constitución de la RED, las posibilidades para establecer nuevos espacios quedan supeditadas a las consideraciones definidas por el SEDigital en los ámbitos académico, de infraestructura y tecnología y de gestión:

Académico

  • Contar con un Plan para el Desarrollo y Fortalecimiento de la Educación Digital, en el cual a partir de un diagnóstico de la realidad académica de la instancia universitaria en cuestión, se justifique claramente la necesidad de contar con espacios de este tipo. Dicho plan debe estar respaldado por las autoridades académicas y ejecutivas de la entidad respectiva.
  • Si bien se espera que con este tipo de espacios se incentiven las actividades de educación digital, resulta fundamental que se evidencien progresos importantes en el ámbito de la educación con tecnologías.
  • A su vez, es necesario que exista un núcleo básico de personal académico y administrativo que cuente con experiencia y formación en el ámbito de la educación digital.

Infraestructura y tecnología

  • A partir del Plan para el Desarrollo y Fortalecimiento de la Educación Digital y de las necesidades académicas de la instancia universitaria solicitante, se disponga de espacios físicos que puedan cumplir con los requerimientos descritos en los apartados anteriores. 
  • Contar con el aval técnico de la Dirección de Servicios y Tecnologías de la Información (DSTI) en materia de conectividad y de licenciamiento de software, en caso de que aplique, para el desarrollo de las actividades esperadas de este tipo de espacios.
  • Contar con el visto bueno de la Dirección de Infraestructura y Servicios Universitaria (DISU) en los que se determine la viabilidad de la adecuación de los espacios correspondientes.

De gestión

  • Contar con los recursos financieros necesarios para la adecuación de espacios, mobiliario y equipo tecnológico.
  • Asignar un Responsable del CIME o la SAM a partir de los recursos y medios ya existentes en la instancia universitaria, procurando que la persona cuente al menos con la certificación en Educación a Distancia o cuente con el grado de maestría en Docencia Universitaria para la Educación Digital.
  • Utilizar el equipamiento tecnológico de las CIME y las SAM exclusivamente para los fines establecidos.
  • Asegurar que el resguardo del equipo cedido por el SEDigital quede a nombre del Responsable del CIME o la SAM, y actualizarse según corresponda.
  • Vigilar el cumplimiento de las consideraciones establecidas por el SEDigital.

Durante

Una vez que el CIME y la SAM se encuentren en operación, es fundamental atender sus cuestiones operativas ordinarias, las cuales se detallan de manera general a continuación: 

  • Establecer un horario de atención a las y los usuarios.
  • Atender a las recomendaciones del área de seguridad de la sede.
  • Asegurar que se instrumente el acceso controlado a los espacios, a través de la aplicación CIME.
  • Gestionar los espacios y recursos a través de la aplicación CIME por parte de la persona asignada como responsable.
  • Brindar atención oportuna a las y los usuarios de los espacios, atendiendo en lo general dudas relacionadas con el uso de los equipos y recursos tecnológicos.
  • Ejecutar actividades de mantenimiento preventivo y, cuando así se amerite, en colaboración con el área de tecnología de la instancia universitaria, realizar los mantenimientos correctivos.
  • Comprometerse a mantener los espacios en condiciones óptimas, así como los equipos tecnológicos actualizados, tomando como base su obsolescencia tecnológica.
  • Vigilar que los espacios sean empleados con base en las actividades para los que fueron diseñados.
  • Establecer medidas que contribuyan al buen uso de los espacios por parte de la comunidad universitaria.
  • Atender a las disposiciones emitidas por el SEDigital para el funcionamiento óptimo de la RED.

Es importante tomar en consideración que los aspectos antedichos deberán ser puntualmente descritos en el Plan para el Desarrollo y Fortalecimiento de la Educación Digital de la instancia universitaria, a fin de dar certeza sobre la instrumentación operativa de dichos espacios.

La CIME app

Para apoyar a la gestión de los CIME y SAM se cuenta con la aplicación denominada CIME, la cual permite controlar los accesos, la disponibilidad de los espacios y el inventario tanto de los equipos como del mobiliario asignados, siendo estas últimas dos funcionalidades de uso exclusivo del Responsable del CIME o el EED a cargo de la SAM. 

La aplicación está disponible para toda la comunidad universitaria, a través de la Cuenta Digital, disponible desde el sitio web Nodo Universitario. A continuación, se describen brevemente los roles y funcionalidades propias de cada uno disponibles en la aplicación:

Del responsable

La persona responsable del CIME o SAM contará con los privilegios para realizar la gestión y el control de los espacios y equipos correspondientes. El responsable tiene acceso a los siguientes apartados en la aplicación:

  • Gestión de las reservas electrónicas o en sitio.
  • Administración de los espacios o equipos.
  • Manejo del inventario.
  • Acceso al panel de reportes y analítica.

De los usuarios

Los usuarios de la aplicación cuenta con las siguientes opciones: 

  • Reserva de las instalaciones o equipos de los CIME o SAM.
  • Acceso a encuestas periódicas para conocer su percepción acerca del servicio.

De la reserva de las salas y los laboratorios

  • Deberán realizarse exclusivamente por docentes o personal administrativo que se encuentre llevando a cabo actividades relacionadas con la educación digital.
  • Las reservas estarán sujetas a la aprobación de la solicitud por parte del responsable, de acuerdo a la disponibilidad.

Directrices para el mantenimiento adecuado de los CIME y las SAM

Con el objetivo de garantizar el funcionamiento de los equipos presentes en los CIME y las SAM, el responsable del espacio en coordinación con el área de soporte tecnológico de su entidad, deberán realizar un conjunto de tareas de mantenimiento con el fin de cumplir con los objetivos de disponibilidad y fiabilidad de los equipos. Cabe señalar que la DSTI, en colaboración con el SEDigital, podrán emitir recomendaciones adicionales al respecto.

A continuación, se detallan las actividades a realizar:

Del equipo de cómputo

  • Todos los equipos y dispositivos que según corresponda deberán ser sometidos a un mantenimiento de soporte preventivo que consiste en la limpieza de software no deseado, actualización de versiones de software y la eliminación de amenazas informáticas, tales como virus, malware, entre otros. 

De los periféricos o accesorios

  • Deberá asegurarse que se atiendan las recomendaciones de uso y mantenimiento de los periféricos como teclado, mouse, diademas, monitores, entre otros, por parte de sus fabricantes.

Del respaldo energético

  • Los equipos de respaldo energético deberán ser revisados a fin de determinar que sus baterías estén en un estado óptimo.

Última modificación: 31 de mayo de 2022