El mito de los “estilos de aprendizaje”

El mito de los “estilos de aprendizaje”

Una teoría popular que algunas personas aprenden mejor visualmente o auditivamente hoy en día sigue siendo desacreditada.

A principios de los noventas, un hombre de Nueva Zelanda llamado Neil Fleming decidió resolver algo que lo había desconcertado durante su tiempo monitoreando las aulas como inspector escolar. En el transcurso de ver 9,000 clases diferentes, notó que solo algunos profesores podían comunicarse con todos y cada uno de sus alumnos. ¿Qué estaban haciendo ellos de manera diferente para obtener esto resultados?

Fleming se concentró en descubrir cuáles eran las formas o métodos con los que a las personas les gusta que se les presentara información. Por ejemplo, al preguntar por direcciones, ¿prefieres que te digan de forma verbal a dónde ir o que te hagan un bosquejo? Esta y otras quince comprenden el Cuestionario VARK que Fleming desarrolló para determinar el “estilo de aprendizaje” de las personas.

El Cuestionario VARK, cuyas siglas se traducen como “visual, auditivo, de lectura y kinestésico”, clasifica a los estudiantes en aquellos que aprenden mejor visualmente o a través de información escuchada, lecturas o experiencias “kinestésicas”.

Sin embargo, Fleming no fue el primero en sugerir que las personas tienen diferentes “estilos de aprendizaje”; las teorías anteriores incluyen “VAK” (sin el elemento de lectura) y algo que involucra “conversores” y “asimiladores”. No obstante, VARK rápidamente se convirtió en uno de los modelos más destacados y populares dentro del ámbito educativo.

Los expertos no están seguros de cómo se extendió el concepto, pero podría haber tenido algo que ver con el movimiento de autoestima de finales de la década de 1980 y principios de los 90. Todos eran especiales, por lo que todos debían tener un estilo de aprendizaje especial también. Los maestros le contaron a los estudiantes sobre eso en la escuela primaria. “A los docentes les gusta pensar que pueden llegar a todos los estudiantes, incluso a los que tienen dificultades, simplemente adaptando sus instrucciones para que coincidan con el formato de aprendizaje preferido de cada alumno”, dijo Abby Knoll de la Universidad Central de Michigan, estudiante de doctorado que estudió estilos de aprendizaje. Mientras tanto, a los estudiantes les gustó culpar sus fracasos escolares a el fracaso de su maestro en alinear su estilo de enseñanza con su estilo de aprendizaje.

De cualquier manera, “cuando recibimos a los estudiantes en la universidad”, dijo la profesora de la Universidad de Indiana, Polly Husmann, “ya les han dicho: ‘eres un aprendiz visual'”. O aural, o lo que sea.

El caso es que no lo son. O al menos, mucha evidencia sugiere que las personas no son realmente un tipo determinado de aprendiz u otro. En un estudio publicado en la revista Anatomical Sciences Education, Husmann y sus colegas hicieron que cientos de estudiantes tomaran el Cuestionario VARK para determinar qué clase de aprendices supuestamente eran. Luego, la encuesta les proporcionó algunas estrategias de estudio que parecen correlacionarse con ese estilo de aprendizaje. Husmann descubrió que no solo los estudiantes no estudiaban de manera que pareciera reflejar su estilo de aprendizaje, sino que quienes adaptaron sus estudios a su “estilo de aprendizaje” no mejoraron en sus pruebas.

Husmann pensó que los estudiantes habían caído en ciertos hábitos de estudio, los cuales, una vez formados, eran demasiado difíciles de romper. Los estudiantes parecían estar interesados ​​en sus estilos de aprendizaje, pero no lo suficiente como para cambiar realmente su comportamiento de estudio basado en ellos; e incluso si lo hubieran hecho, no habría importado.

“Creo que como un ejercicio puramente reflexivo, solo para que pienses sobre tus hábitos de estudio, [VARK ] podría tener un beneficio”, dijo Husmann. “Sin embargo, la forma en que hemos estado categorizando estos estilos de aprendizaje no parece sostenerse”.

Otro estudio publicado durante el 2017 en el British Journal of Psychology descubrió que los estudiantes quienes preferían el aprendizaje visual pensaban que recordarían mejor las imágenes, y los que preferían aprender verbalmente pensaban que recordarían mejor las palabras. No obstante, estas preferencias no tenían ninguna correlación con la que realmente recordaban mejor más adelante, es decir, palabras o imágenes. Esencialmente, todo el “estilo de aprendizaje” significaba, en este caso, que a los sujetos les gustaban más las palabras o las imágenes, y no que las palabras o las imágenes funcionaban mejor para sus recuerdos.

En otras palabras, “hay evidencia de que las personas intentan tratar las tareas de acuerdo con lo que creen que es su estilo de aprendizaje, pero no las ayuda”, dice Daniel Willingham, psicólogo de la Universidad de Virginia, quien en 2015 revisó la literatura sobre estilos de aprendizaje y concluyó que “las teorías de los estilos de aprendizaje no se han agotado”.

Ese mismo año, un artículo extraído del Diario de Psicología de la Educación no encontró ninguna relación entre la preferencia de los sujetos de estudio y el estilo de aprendizaje (visual o auditivo) y su rendimiento en las pruebas de comprensión auditiva o de lectura. En cambio, los aprendices visuales obtuvieron mejores resultados en todo tipo de pruebas. Por lo tanto, los autores concluyeron que los docentes deberían dejar de intentar orientar algunas lecciones hacia los aprendices auditivos: “Los docentes pueden estar perjudicando a los estudiantes auditivos acomodando continuamente su estilo de aprendizaje auditivo” , escribieron , “en lugar de enfocarse en fortalecer su habilidades de palabras visuales”.