Comportamiento multitarea: el porqué de la distracción en los cursos en línea

La evolución de las Tecnologías de la Información y de la Comunicación (TIC) han facilitado el comportamiento multitarea, que consiste en la realización simultánea de dos o más actividades. Así, al mismo tiempo que vemos la televisión, interactuamos en nuestras redes sociales. La educación no se ve exenta de este comportamiento, pues también se manifiesta durante el proceso de enseñanza-aprendizaje.

En un reciente estudio efectuado por investigadores de la Facultad de Educación, Salud y Servicios Humanos de la Universidad Estatal de Kent, Ohio, en EE.UU., participaron 298 estudiantes mayores de 18 años que anteriormente habían llevado a cabo cursos en línea. Con el estudio se comprobó que el comportamiento multitareas fue significativamente más frecuente en cursos en línea que en presenciales.

Los estudiantes fueron más propensos a enviar mensajes de textos, correos electrónicos, interactuar en sus redes sociales, ver videos, utilizar el Internet para propósitos ajenos a la clase, jugar videojuegos, escuchar música y hablar con amigos. Los participantes más jóvenes fueron más proclives a distraerse a realizar las actividades antedichas durante el proceso de aprendizaje en modalidad en línea que los estudiantes mayores. 

La percepción de más libertad es una de las razones que llevan a los estudiantes a involucrarse en otras actividades, mientras realizan su curso en línea, pues la presencia de un docente y las convenciones sobre el comportamiento multitareas en clases tradicionales suelen detenerlos.

La distracción que surge del comportamiento multitareas puede conllevar a un desempeño académico pobre, ya que según explican en el estudio (Leep, Barkley, Karpinski & Singh, 2019) la capacidad cognitiva para completar una tarea es finita, por lo que al ejecutar varias tareas a la vez la capacidad cognitiva se divide entre ellas; en consecuencia, se afecta el aprendizaje.

Además de una afectación en el desempeño, la baja tasa de finalización de los cursos masivos abiertos y en línea (MOOC, por sus siglas en inglés) también apoya lo señalado en el estudio. Un ejemplo de ellos son las cifras de la plataforma educativa edX del MIT y Harvard que abarcan desde el 2012 hasta el 2018. En el 2014-2015 el 6 % terminó sus cursos, del 2015-2017 bajó a 4 %, mientras que en 2017 a 2018 decreció a un 3.13 %.

Los autores del estudio coinciden sobre el gran potencial de la educación en línea y reconocen que su uso e implementación no ha decaído, sino todo lo contrario. Por ello, una vez que se ha reconocido que el comportamiento multitarea se presenta con mayor frecuencia en la educación en línea, es necesario actuar al respecto.

Por lo tanto, recomiendan tomar en cuenta que los métodos para desalentar el comportamiento multitarea de los estudiantes de cursos tradicionales no es el mismo que se debe implementar en los cursos en línea. De ahí que alienten a los desarrolladores de este tipo de cursos a explorar soluciones tecnológicas y pedagógicas dirigidas a mantener a los estudiantes enfocados en la tarea primaria, a falta de un instructor presente.

Fuente:

Guijosa, C. (2019). La distracción, un freno para la educación en línea. En Observatorio de Innovación Educativa. Recuperado de: https://observatorio.tec.mx/edu-news/la-distraccion-un-freno-en-la-educacion-online

Fuentes de consulta:

Lepp, A., Barkley, J., Karpinski, A. & Singh, S. (2019). College Students’ Multitasking Behavior in Online Versus Face-to-Face Cursos. En Sage Open. Recuperado de: https://journals.sagepub.com/doi/pdf/10.1177/2158244018824505

Lederman, D. (2019). Why MOOCs Didn’t Work, in 3 Data Points. En Inside Higher ED. Recuperado de: https://www.insidehighered.com/digital-learning/article/2019/01/16/study-offers-data-show-moocs-didnt-achieve-their-goals