Credenciales alternativas y su relación con las universidades y los empleadores

La búsqueda de talentos cada vez se complica más para los empleadores. En el mercado de talentos, es complicado encontrar las habilidades que se necesitan para el desempeño de una labor, pero ¿a qué se debe esto? Sean Gallagher, profesor, fundador y director ejecutivo del Center for the Future of Higher Education and Talent Strategy (Centro para el Futuro de la Educación Superior y Estrategia de Talento) responde a esta cuestión en una reciente entrevista.

Según Gallagher, la problemática se da por una desconexión entre la oferta y la demanda, en otras palabras, entre la educación superior y el entorno laboral actual. Las universidades no modifican sus programas educativos ni desarrollan las competencias que son necesarias en el contexto actual. Para llenar esta brecha, intervienen las mismas compañías o instituciones educativas alternativas con las credenciales alternativas o micro-credenciales. Con ellas, las personas tienen la posibilidad de obtener habilidades en un área específica, lo que las coloca en la punta del mercado laboral.

Si bien ya existen esfuerzos aislados para esta situación, como el reclutamiento de universitarios o la interacción con investigadores universitarios, no es todavía un lugar común. Empresas medianas o grandes que tienen recursos significativos, no mantienen enlaces con las instituciones de educación superior ni existe un departamento o área que tenga la función de generarlo. La problemática se repite del lado de las universidades.

La solución es justamente perseguir ese enlace entre universidades y empleadores, como menciona Gallagher, no se trata de crear un puesto dedicado únicamente a ello, pues estructuralmente es difícil hacerlo, no obstante hay funciones ya establecidas con las que puede haber un punto de conexión, por lo que entonces debe aprovecharse. Asimismo, las herramientas cobran importancia, empresas de tecnología educativa desarrollan sistemas que facilitan el encontrar talento, ya que mejoran la evaluación y la identificación de habilidades; estos sistemas pueden resultar útiles para la contratación en las compañías.

Una propuesta que persigue este enlace es el Centro para el Futuro de la Educación Superior y Estrategia de Talento, mencionado en supralíneas, de la Universidad Northeastern. En este proyecto, la institución coopera con alrededor de 3 mil asociaciones de empleadores, con los que se comunica constantemente. Alrededor de 15 mil estudiantes al año se ven beneficiados con este modelo de educación cooperativa y obtienen experiencia laboral. Según Gallagher, hay un resultado educativo comprobado, pues los estudiantes se forman y las compañías siguen dando trabajo a los estudiantes.

Este programa puede ya calificarse como exitoso, al tener décadas de haber sido implementado. No obstante, Gallagher atribuye que este modelo de educación cooperativa no se replica en el mundo por ser difícil desde un punto de vista cultural y de infraestructura: por ejemplo, los recursos que se necesitan para sostenerlo, además de la aceptación de los docentes, ya que el enfoque de los estudiantes se amplía al momento de adquirir experiencia.

Así pues, esto refleja un florecimiento del aprendizaje a lo largo de la vida, pero a un nivel micro: proyectos en línea, aprendizaje basado en proyectos y basado en retos. Un aprendizaje más adecuado para quien busca seguir estudiando y no dejar de trabajar. Por ello, también, las empresas deben considerar al contratar el aprendizaje y el desarrollo corporativo, así como seguir investigando para mejorar sus procesos.

Esta posibilidad de las micro-credenciales provoca el asomo de una disyuntiva: título universitario o credenciales alternativas. Compararlas resulta complicado porque son dos categorías diferentes, la micro-credenciales son más enfocadas, por lo tanto más cortas y dirigidas. Con ellas se comprueba la especialización, es decir, el dominio de un área específica; mientras que los títulos son más generales. Las micro-credenciales son, entonces, para evidenciar el aprendizaje y las competencias, se aprende de forma real y se desarrollan las habilidades a menor costo, además que van directo al currículum; cabe resaltar que los títulos universitarios ya no suelen ser tan inaccesibles como antes, gracias a las opciones en línea.

Así, lo que parece a simple vista una disyuntiva es en realidad parte de las diversas posibilidades de un gran abanico educativo que sigue creciendo. Por lo tanto, es posible obtener una micro-credencial, acumularla y sumarla en un grado en línea. De esta manera, se complementa la formación y nos adecuamos a las requerimientos que el entorno laboral demanda.

Fuente:

Observatorio de Innovación Educativa. (2019). Sean Gallagher: “Las credenciales alternativas tienden a ser más específicas y enfocadas”.
Recuperado de:
https://observatorio.tec.mx/edu-news/sean-gallagher-las-credenciales-alternativas-tienden-a-ser-ms-especficas-y-enfocadas-entrevista