Las 7 mejores prácticas para un programa de educación en línea exitoso

Un análisis nos muestra siete medidas importantes que las organizaciones pueden aplicar para mejorar sus programas de aprendizaje digital.

El estudio realizado por Arizona Estado University (ASU) denominado Making Digital Learning Work, analiza el impacto de la tecnología digital en la educación, específicamente en el aspecto estudiantil y el retorno de inversión para instituciones y alumnos. Para realizar este estudio, se tomaron en cuenta seis casos de estudio en seis instituciones de educación superior: Arizona Estado University, University of Central Florida, Georgia Estado University, Houston Community College, Kentucky Community and Technical College System, y Rio Salado Community College.

Cada una de las instituciones mencionadas tienen un sólido historial de uso del aprendizaje digital en poblaciones estudiantiles grandes y diversas socioeconómicamente, y cada una ha logrado expandir el acceso a la educación superior, implementando los resultados y proporcionando educación a un costo accesible.

La conclusión de los investigadores fue que, cuando las universidades invierten en cursos de alta calidad, estas logran tres objetivos fundamentales:

  • Obtener resultados de aprendizaje igualables o mejores a los programas presenciales, al igual que una mayor facilidad para graduarse y obtener de un título.
  • Ampliar el acceso a la educación, especialmente para estudiantes desfavorecidos.
  • Aumentar los ingresos y reducir de costos. En la mayoría de los casos estudiados, los ahorros para los cursos en línea variaron de entre 12 y 66 pesos por hora.

El análisis realizado enlista siete prácticas que pueden impulsar el éxito de los programas de educación en línea:

  1. Adoptar un enfoque estratégico y adaptarse a las necesidades de los diferentes grupos demográficos de estudiantes.
  2. Concentrarse en la calidad de los recursos digitales, ya que el aprendizaje efectivo en línea depende de cursos y planes de estudios diseñados adecuadamente.
  3. Proporcionar orientación y apoyo a los estudiantes que sólo estudian en línea.
  4. Capacitar e involucrar a los docentes en los programas de educación digital.
  5. Construir infraestructura duradera que garantice una instrucción en línea de alta calidad.
  6. Elegir alianzas cuidadosamente. Las intuiciones pueden promover la innovación a través de alianzas exitosas con empresas.
  7. Implementar y mejorar el análisis y monitoreo de datos.

Los resultados muestran que el aprendizaje digital planificado correctamente y bien ejecutado puede ser generador de grandes resultados para las instituciones y los estudiantes. También se demostró que cuanto más experiencia obtienen las universidades, más rápido pueden ampliar sus programas en línea con éxito.