Más contenidos y menos concentración

El internet ha traído grandes cambios en la forma de desarrollarnos como individuos y como sociedad, pero no siempre son positivos. Un estudio hecho por la Universidad técnica de Dinamarca encontró que la abundancia de información a la que podemos acceder, disminuye nuestra capacidad de concentrarnos en un tema por mucho tiempo.

Los científicos tomaron como referencia las tendencias en Twitter (2013-2016), los libros de los últimos 100 años, los boletos de cine vendidos desde hace 40 años al presente, las publicaciones científicas desde hace 25 años, así como las tendencias de Reddit (2010-2015) y Wikipedia (2012-2017).

Es así que los investigadores crearon un modelo matemático para predecir tres factores:

  • Popularidad
  • Progresión a través del tiempo
  • Deseo por un tema nuevo

Esto los llevó a encontrar evidencia de que el ser humano no presta la misma atención a todos los temas, lo cual permite entender la razón de la fatiga ante el exceso de contenidos.

Por ejemplo en Twitter, si observamos los trending topic globales, podemos notar que no permanecen mucho tiempo. En 2013, un hashtag podía durar en el top 50 un promedio de 17.5 horas; por otro lado, en 2016 permanece solo 11.9 horas.

Aunque la tecnología crece, al igual que las tendencias, e inversamente proporcional a nuestra atención; los contenidos científicos académicos y educativos permanecen casi sin cambios con el paso del tiempo.

Los investigadores creen que esto se debe a que esta información está hecha para compartir conocimiento, y los usuarios llegan a ella mediante una búsqueda; mientras que la información que se transmite por medio de las redes sociales llega al público de manera involuntaria.

Los problemas de concentración en la educación en línea

Lo anterior nos muestra que, en la actualidad, somos capaces de procesar la información de manera más rápida, pero también ha disminuido nuestra concentración. Esto afecta a la educación en línea, pues, para poder retener la información que llega a nosotros, necesitamos contar con la capacidad de concentrarnos. Mientras mayor información, menor concentración y, consecuentemente, menor desempeño.

Dentro del contexto educativo, podemos darnos cuenta que la principal diferencia entre las clases presenciales y aquellas que se imparten en línea, es el papel que tiene el profesor para ayudar a que los estudiantes mantengan la concentración. Por ello es necesario encontrar ese elemento de apoyo en las clases en línea.

Es importante que las instituciones encargadas de la educación se interesen por la concentración y atención de los alumnos, viéndola como una habilidad a desarrollar y no como una regla impuesta. Debido a esto, es indispensable que los programas que surjan de ahora en adelante, consideren el refuerzo de la capacidad de concentración.

Fuente

Fuente de consulta