Los cursos masivos abiertos y en línea estarían prediciendo el futuro de la educación en línea

Los cursos masivos abiertos y en línea han tenido su auge a principios de esta década, específicamente en el 2012, con el lanzamiento de la plataforma edX. Uno de los objetivos principales de esta plataforma fue y sigue siendo asegurar el acceso libre a educación de calidad para estudiantes de todo el mundo. Sin embargo, existen quienes creen que esto no se ha logrado.

En una reciente investigación realizada por Justin Reich y José Ruipérez-Valiente, se afirma que los MOOC (massive open online courses o cursos masivos abiertos y en línea, en español) en el futuro ya no proveerán de instrucción básica universitaria a los estudiantes que no tienen acceso a las Instituciones de Educación Superior existentes, sino que su mejor uso será la oferta de grados profesionales. En otras palabras, los autores señalan que el futuro de la educación en línea está determinado por el aparente fracaso de los MOOC, pues el surgimiento de estos apuntaba a la transformación de la educación superior para hacerla accesible al mundo, y, dicen, no lo han logrado al no contar con un modelo financiero sostenible.

Los autores sustentan sus argumentos en datos obtenidos de HarvardX y MITX, socios fundadores de la plataforma edX, en los que señalan tres patrones de experiencias:

  1. La gran mayoría de los estudiantes de MOOC nunca regresan después del primer año.
  2. El crecimiento de la participación en los MOOC se ha concentrado totalmente en los países del mundo con más afluencia.
  3. Los bajos índices de finalización no se han mejorado durante los seis años estudios.

Lo dicho por los autores ha provocado que su trabajo sea fuertemente criticado, ya que se considera se han extrapolado los datos sobre los MOOC para mostrar un panorama pesimista generalizado del potencial de la educación en línea.

Derecho de réplica

El profesor Bharat Anand, vicerrector de la Universidad de Harvard en avances en el aprendizaje y reciente supervisor de HarvardX, concuerda con que no se puede generalizar el futuro de la educación en línea basado únicamente en datos sobre los MOOC, sin embargo, ve la necesidad de un cambio de orientación en la siguiente fase de la educación en línea: no enfocarse más en crear contenido en línea, sino en el diseño de los programas educativos para adaptar las diferentes motivaciones, habilidades y el compromiso de los estudiantes.

Si bien se critica lo dicho por los autores del artículo, es un hecho que desde hace tres años la plataforma edX ofrece programas certificados y de micro-maestrías a la población interesada en el aprendizaje para toda la vida. Esta población concentra su interés en temas enfocados en sus carreras con la finalidad de lograr un ascenso, un incremento de sueldo o un trabajo nuevo y, por lo tanto, están dispuestas a pagar para acceder a ellos. No obstante, no es la única estrategia generadora de ingresos: se ofertan programas a empresas, y a estudiantes de manera individual, aunque esta última había sido gratis hasta hace poco. Lo que apoya la afirmación de Ruipérez-Valiente y Reich de que un modelo de MOOC gratuitos para todos no podría ser sostenido.

Para Anand, afirmar que el futuro de la educación en línea está restringido a la oferta de grados profesionales es demasiado limitado, pues afirma que hay un fuerte interés en otras disciplinas (como humanidades, política, comportamiento humano, historia, economía, etc.) si el material está bien diseñado. La oferta de estas disciplinas pueden tomar múltiples formas, y ya no solo la forma tradicional de los cursos largos, sino también en los formatos más recientes de cursos cortos; ya no solo asincrónicos, sino también en las experiencias en línea escalables y síncronas. No obstante, parece quedar pendiente un asunto: para este tipo de cursos no hay un modelo financiero sostenible, aparte del aporte filantrópico de terceros.

Por otro lado, Anant Agarwal, fundador y director ejecutivo de edX, expresa que aún es muy pronto para cancelar la educación en línea sobre la base de una evaluación de los MOOC únicamente. Él cree que apenas se está rascando la superficie, ya que los siete años que lleva su plataforma es muy poco tiempo para evaluar si la tecnología ha tenido un gran impacto. Así pues, ve con optimismo el futuro y prevé la sustentabilidad y la generación de excedentes de la organización sin fines de lucro, lo que les permitirá invertir en calidad y alcanzar a personas que de otra forma no se alcanzarían.

Fuente:

  • Shaw, J. (2019). Can MOOCs Predict the Future of Online Education? En Harvard Magazine.

Fuentes para consultar:

  1. Reich, J. & Ruipérez-Valiente, J. A. (2019). The MOOC pivot. En Science, 363 (6423), 130-131. Recuperado de: http://science.sciencemag.org/content/363/6423/130