¿Los universitarios son capaces de demostrar sus habilidades en el ámbito laboral?

En el Foro Económico Mundial (2018), el director ejecutivo de Cengage Learning, Michael E. Hansen, dijo: “Nuestro mundo tiene un problema, pues la mayoría de los sistemas educativos están construidos con relación a las habilidades que se necesitaban en el siglo XX. Tomemos como ejemplo la educación superior: no ha sido diseñada para brindar las habilidades necesarias para el futuro; e, incluso peor, el costo de la matrícula y los materiales necesarios para las clases, se han convertido en una barrera significativa, que impide que todos puedan tener acceso a esta educación”.

Con base en ello, las universidades deben pensar cómo mantenerse vigentes y demostrar que son útiles para la vida laboral. Para eso, se debe comprobar que, al estudiar el nivel superior, los alumnos lograrán adquirir las competencias, habilidades y herramientas necesarias para cumplir con las demandas del entorno laboral.

Habilidades laborales más solicitadas

El Foro Económico Mundial, mediante el reporte The future of Jobs (2016), señala cuáles son las 10 habilidades laborales más demandadas:

El papel de las universidades respecto a estas habilidades

En la actualidad, las universidades buscan adaptarse a las demandas de quienes lideran el ámbito laboral.

Campus Labs realizó un reporte llamado Degree of Difference: What Do Learning Outcomes Say About Higher Education? (2019), que habla acerca de las enseñanzas que obtienen los universitarios y cómo se mide lo que aprenden. La metodología del reporte consistió en analizar los resultados de aprendizaje de 15,521 instituciones universitarias.

En general, las universidades no atienden las solicitudes por parte de la industria respecto a las habilidades que deben tener aquellos que buscan integrarse al ámbito laboral.

Métodos para evaluar las habilidades

El reporte de Campus Labs nos muestra que, generalmente, las instituciones de educación superior no evalúan a los estudiantes de la mejor manera; es decir, no basta con enseñar una habilidad, sino que es necesario que el estudiante sea capaz de demostrar que las aprendió y que puede aplicarlas.

El aprendizaje puede medirse con métodos:

  • Directos: Pedir un trabajo a los estudiantes u observar la evidencia de que han adquirido los conocimientos y habilidades.
  • Indirectos: Medir la percepción del aprendizaje adquirido por el alumno.

No podría decirse que uno es más importante que el otro, pues ambos son útiles, pero funcionan mucho mejor cuando se combinan.

Existen varios métodos para evaluar, pero los más importantes, de acuerdo al reporte, son: cuestionario, ensayo, examen, examen final y proyecto individual.

Con toda esta información, podemos entender la importancia de que las universidades puedan y sepan comprobar los aprendizajes de sus alumnos. De esta manera, los estudiantes podrán demostrar, en el ámbito laboral, cuáles son sus habilidades y competencias.

Fuente

Limón Rugerio, M. (16 de mayo de 2019). La duda persiste: ¿los universitarios están aprendiendo lo que necesitarán al graduarse? En Observatorio de Innovación Educativa. Recuperado de: https://observatorio.tec.mx/edu-news/estan-los-universitarios-aprendiendo-lo-que-necesitaran-en-la-vida-profesional

Fuente de consulta

Hansen, M. E. (27 de marzo de 2018). Higher education needs dusting off for the 21st century. En World Economic Forum. Recuperado de: https://www.weforum.org/agenda/2018/03/make-higher-education-skills-relevant-for-students/